Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín

11 de agosto de 2011 por rajauta

 2 comentarios

Título   EL JURAMENTO.                 Autor  Sillero Pérez de Albéniz,         Gotzon

Aquel doce de julio nos reunimos en la taberna habitual, acostumbrábamos a hacerlo desde la muerte en fatal encierro de nuestro amigo Campbell, con este hacía ya trece años. La Estafeta era un hervidero de jóvenes vestidos de blanco, he de decir que a esas horas su color era más bien rosado, y pronto el kalimotxo haría que fuera más cercano al rojo intenso del pañuelico que portaban en sus cuellos y muñecas. -Buenas noches, caballeros. ¿Llego tarde?, me he permitido el lujo de acercarme al lugar donde empezó todo. ¡Qué recuerdos!- Exclamé mientras una cuadrilla de músicos atravesaba mi etéreo cuerpo. Tras unos breves e intangibles cruces de manos, coincidimos en mirar a Ernest, que permanecía cabizbajo apoyado sobre la barra. Desconocíamos las copas de whisky que habría consumido, para entonces no gozaba de muy buen aspecto, parecía uno de nosotros. -Es normal, estos días son tristes para todos, lejos de nuestra tierra, la soledad… pronto estaremos juntos de nuevo, como en los viejos tiempos.- Dijo Campbell, mientras propinaba una zancadilla al borracho que entraba acosando a aquella preciosa rubia. Seguimos a Ernest hasta el rincón de la estafeta, solo quedaba una noche más, mañana a las ocho nuestras trece almas serían libres.          

Título   El cóndor del encierro                        Autor  Vital García,   David

Los detritos nocturnos mezclados con el olor a rocío vespertino es para mi pituitaria, una sensación agridulce. Voy divisando cabezas, las palomas me recuerdan la suerte que tengo. A esta hora solamente un cóndor andino puede sentirse tan inmenso como yo. La plaza de toros es como una rosquilla, donde el glaseado es un azúcar de trasnochados e impolutos divinos. El aire vibra con las miles de palabras y cánticos que se evaporan. Allí queda Estafeta, se aprecia la barricada de municipales como si fuesen reflectantes luciérnagas. Mucho trajín de ambulancias, las sirenas se apoderan del sonido. Las aceras no duermen en San Fermín, los jardines están plantados de gente y las rotondas son campamentos de la guerrilla nocturna. El reguero de hormigas “blanquirrojas” se acerca a la miel del encierro. Son menos dos minutos, y la vibración del momento se siente en el albero de mi piel. ¡Schssss Pum!. Seis puntos negros comienzan a abrir un río humano. Intento percibir ese estruendo seco que producen los morlacos al impactar en el tablado. Carrera rápida en menos de tres minutos han llegado al “Coliseo Pamplonica”. ¡Schssss Pum!, este cohete me ha llegado al cerebro. Es hora de descender lentamente de este globo de sensaciones.

 

Título   ¿Por qué los de pamplona sois así?                Autor  Arive Martínez, Mª      José

¿Tan difícil es entender que cambiamos de año cada 6 de julio a las 12 y no en Nochevieja? Y que disfrutamos de los encierros sí, pero también sufrimos cuando los de casa se ven en problemas. Si nuestros gigantes tienen ya 151 años es porque todos y cada uno de nosotros los hemos recibido alguna vez un 6 de julio por la tarde y hemos llorado amargamente al despedirlos el 14 en la estación. ¿Y el pobre de mí? Es ese extraño acto en el que nos reunimos todos los pamploneses y en el que, aún sabiendo que no nos quedan más fuerzas, cantamos una y otra vez “todos queremos más”. Sí, para los de fuera parecerá extraño, pero estas son las sencillas cosas que nos unen a todos como pamploneses que somos y que nos diferencian del resto. Para nosotros “la fiesta” no es sólo alcohol ni pasar 9 noches sin dormir. Son estos los motivos que hacen que nuestra vida se paralice todos los años durante 9 días para poder disfrutar completamente de nuestra ciudad y por ello, todos los pamploneses, desde el más pequeño al más anciano, gritaremos una vez más al unísono este 6 de julio: ¡Viva San Fermín!   



 2 comentarios




 

Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín

10 de agosto de 2011 por rajauta

 Sin comentarios

Título   El ritual                       Autor  Gil López,        Felicidad

Siempre he recordado como mi padre me levantaba de la cama los primeros días de julio. Yo dormitaba entre el calor y la creciente claridad de mi habitación y cuando me daba cuenta estaba sentada en el sofá delante de la televisión. Blanco y rojo por todas partes, gente dando saltitos, cantando -con un periódico en la mano- al santo chiquito y yo durmiendo entre anuncios de almohadas y productos típicos de la tierra. Y el cohete. Los nervios, el jaleo, el olor a animal encerrado y asustado que casi salía del aparato que me teletransportaba a mil kilómetros, las ganas de vivirlo en primero persona y la ilusión de ver el sueño cumplido. Y luego tú, hado madrino particular, cumpliste mis sueños. Conocí la sensación al preparar la ropa el día antes del txupinazo, mis ojos no se terminaron de acostumbrar al momento bicromático que acabó por expandirse más allá de las murallas de la ciudad y la alegría y la felicidad fueron tantas que las palabras dejaron paso a las sonrisas perpetuas y a las miradas de plenitud. Este año vuelvo. Es mi nuevo ritual. ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!      

Título   Awake             Autor  Ruiz Rodríguez,          Belén

Cuando despertó, el toro todavía seguía allí.

  Título   JAM SESSION PAMPLONICA                     Autor  Ferrer Gómez,            Pedro

Nunca imaginé que una simple vaquilla pudiera tener gustos musicales tan peculiares. Os cuento: 6 de Julio, Plaza del Ayuntamiento. Todos los amigos rodeábamos a Asier, que con la muleta en alto se esforzaba por celebrar el chupinazo. El pobre se había hecho cisco el pie hacía tres semanas y lucía una enorme escayola. Aquellos serían los primeros Sanfermines en que no corriera el encierro. Desde hace días lo veíamos cavilar, ausente y tristón, así que decidimos hacer algo. Por la tarde, nos esperaba en el bar donde trabaja su novia. Le enviamos un mensaje al móvil: “¡¡sal enseguida tío, tienes que ver esto!!”. Fuera le acechaba una enorme vaquilla recién ensogada, “Arantxa”, que se esforzaban por sujetar varios peñistas no muy serenos. Asier abrió la puerta y, zas, solo pudo ver la testa de Arantxa antes de salir despedido muleta al aire. El noble animal barrió de un plumazo a otros tres clientes y con trote firme se plantó delante del grupo de jazz que tocaba al fondo. Resolló con fuerza al contrabajo, encaró los cuernos hacia el batería, pero fue el saxo tenor quien finalmente voló por los aires. Lo dicho, un animal con criterio.      

Título   PILDORAS SANFERMINERAS                    Autor  SUBERVIOLA ZUÑIGA, ANA CARMEN

FORMA FAMACEUTICA Y CONTENIDO DEL ENVASE 9 cápsulas con efecto prolongado de 24 horas cada una. ACTIVIDAD Antidepresivo, multivitaminico, INDICACIONES TERAPEUTICAS Tratamiento sintomático del malestar, depresión, angustia y estrés acumulado durante el año. CONTRAIDICACIONES Cansancio general, dolor muscular, PRECAUCIONES No mezclar con mal humor ni abusos. ADVERTENCIAS Se recomienda no utilizar estas píldoras durante periodos prolongados; al ser retiradas provocarían una gran depresión. Si usted experimenta varias emociones a la vez, como risa, llanto, alegría, emoción, nervios… no tome medidas, es normal durante el tratamiento. MODO DE EMPLEO Comience el tratamiento el día 6 de julio a las 12 de la mañana para disfrutar del comienzo de las fiestas. Prolongue el tratamiento durante los 8 días restantes ingiriendo en cada toma una única píldora. Disfrute de los encierros, las charangas, los pintxos, los gigantes y kiilikis, el riau-riau, los churros, las dianas, las peñas, los toros, la gente, los fuegos artificiales, las meriendicas de los toros, la salida de las peñas, La Pamplonesa y sobre todo del ambiente en general; sin olvidarse nunca de nuestro querido San Fermín. CADUCIDAD 14 de Julio. MANTENER AL ALCANCE DE NIÑOS, JOVENES, ADULTOS Y ANCIANOS.        



 Sin comentarios




 

Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín

9 de agosto de 2011 por rajauta

 Sin comentarios

Título   El momento                 Autor  García Sarmentero, Jesús      Ismael

Era ése momento, cuando el tiempo se quiebra, la noche y el día se abrazan, lastimeros,y uno asiste ensimismado a la maravilla del aire. Restos de la fiesta, pintura del amigo desconocido, el nudo del pañuelo rojo se ha apretado a sí mismo, con lazado propio. De la camisa emana el acre olor acre de otros cuerpos, el estómago asiste enmudecido, como un colega más, a nuestro descubrimiento. Y es que se ha abierto una cortina en nuestra frente; a pesar de la soñoliencia, la humanidad nos ha trasegado de lo lindo dejándonos malparados. En un indeterminado momento la boca sonríe por su cuenta. No se han ido del todo, están un poco atrás, pero allí nos esperan. Las risas de agua de tantas chicas hermosas, la mirada de tierra blanca de los muchachos, de los que conocimos anoche y de los que no conoceremos nunca.

Título   Al despertar en San Fermín               Autor  Andreu Sotillo,            Natalia

Juan, Juan, corre que viene el torico bravo!!! La respiración agitada, el calor asfixiante de aquél día y la cantidad de personas que no lo dejaban avanzar se convirtieron en su más probada amenaza. Y es que Juan no había dormido aquella noche, los nervios no lo habían dejado conciliar el sueño. Sentía el calor de los gritos, el sofoco de los nervios que en esos momentos no te permiten pensar, sólo reaccionar. Sentía el crujir de la calzada al trote de aquellos bravos que venían tras de él. Y en un momento, se hizo el silencio. Qué pasa, dónde está la gente, dónde, qué, cuándo… Todo eran preguntas, pero la realidad era que delante había un solo toro y, allí, frente a esa bestia vestida con su más potente armadura, estaba él. Qué hacer, hacia dónde ir, por qué lo habían abandonado. No había tiempo, debía reaccionar rápido pero, oh, falsos pies traicioneros, no podía moverse, quería correr, pero no podía, quería gritar, pero su voz se había apagado.Cerró los ojos para no ver venir aquella embestida y con el deseo imposible de que el toro pasara de largo…se despertó. Miró al frente, estaba solo. Sentía el griterío. Ahora, pensó, allá voy.          

Título   El toro blanco de San Fermín             Autor  Magro de la Torre,     Adrián

Y el toro que sale último a la calle, viste en su piel el color blanco, atendiendo sin demora, la felicidad de todas las gentes que lo aclaman. Con cuernos pequeños, recién nacidos, y semblante agachado, se acerca en la dirección que señala la gloria, codo con codo junto a sus otros hermanos. Muchos mozos se cruzan por su camino. A ninguno hace daño; ninguno de ellos, se coge de su diminuto rabo. Pedro, el de la Señora Paqui, la del caserón viejo, está sentado en uno de los balcones, exhibiendo su orgullo a través de las comisuras de los labios, alzados al cielo, por debajo del mostacho. Palmas y gritos se escuchan, y algún que otro llanto. Ríanse los no creyentes en la fiesta, si no tienen pizca de vergüenza; emociónense, más bien, de la gesta lograda por el animal, que tan puro y humilde, llega a la meta sin protestar. Mas debo añadir, no llega por propia voluntad.



 Sin comentarios




 

Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín

8 de agosto de 2011 por rajauta

 2 comentarios

Título   EL ULTIMO ENCIERRO   Autor  FUENTES RIVERA, FRANCISCO   JAVIER

Siento que no puedo ir más deprisa, parte de la marea blanca y roja que me precede se desvanece a los lados. Algunos simplemente se apartan, otros como pueden buscan la protección de las barreras. Todo mi ser se concentra en un único fin, ¡corre, corre! Esta calle es larga, angosta y sombría, parece que no va a terminar nunca. Mi corazón va a explotar. Por fin salgo de esa oscuridad, alivio, ahora es cuesta abajo. Corro al lado de un manso, menuda bestia, cruzo el callejón tras él. Detrás de mí van llegando otros que salieron conmigo. No hace falta correr más. Cansado y jadeante, me detengo y me dejo sobrepasar por el bullicio. Me bebo todo el aire que puedo por la boca. Agacho la cabeza y miro al suelo. Algunos intentan llamar mi atención pero lo ignoro. Aislado de todo solamente veo, inmóvil y quieta, recortada contra la arena, la astada sombra de mi figura.    

Título   “Peligro” en las fiestas         Autor  Terrés Goena, Maria del Coro

Oye el cántico sin ver al santo, mucha gente en la calle: mozos y espectadores, borrachos y policías, niños e inmaduros… El petardo abre las puertas del encierro. Primeros metros cuesta arriba. Poco espacio, choques, montoneras, corredores pisoteados. El suelo, aparentemente seco, resbala. Los pies de los mozos se quedan pegados al alcohol o derrapan sobre él en las curvas. Cae, un toro le pisa, dos mozos le saltan. Se levanta y sigue corriendo sin volver la mirada. De pronto se da un cabezazo, pero continúa avanzando en línea recta. Es un corredor nato, rápido, respetado. Ya llega al final de Estafeta, cansado. Tras la irresponsable muchedumbre de la entrada, la plaza de toros es la meta, le duelen los pies. Los pastores dirigen a las tres manadas: la taurina, la de los mozos y la de los insensatos… Poco después sale de la plaza para volver por la tarde. La plaza aplaude, canta, espera. Cuando él entra aún hay sitios vacíos. Le da el sol y va hacia la sombra… El elegante torero solicita el indulto. El público le aplaude, se dan cuenta de que han invertido bien su dinero, a sabiendas de que el torero no era el mejor, pero “Peligro”…

Título   OCHO DÍAS DE FANTASIAS Y SUEÑOS  Autor  Mendoza Navarrete, Johny

Esos toros que cada año, en 3 minutos no más,hacen vivir la vida intensamente. Fantasias y alegrías que dan la mano, recordando, el chupinazo la procesión los alguacillos las milillas los gaiteros los canticos,las vaquillas de la plaza, kilikis, zaldikos, txistularis. Esos 849 metrosentre balcones y adoquines, para el corazón bastan. Los encantos de Dan Fermín deslumbran las voces, acribillando el aire con “Pobre de Mí” Tantas conciencias doblan sus rodillas al paso de los toros en Pamplona-Navarra, la alegría, fantasias y sueños asombran a las almas que partieron y a las almas que han nacido. !OH¡ San Fermín los sueños como sueños son verdaderos en tus ocho días. Yo, me enamoré de tí, como tantos forasteros.   

Título   ¡viva san fermin¡                    Autor  MACIAS MACIAS,     ALFREDO

CUANTAS VECES JUANITA CASTRO SE QUEDÓ DORMIDA LEYENDO LA DIVINA COMEDIA DE DANTE, PERO AHORA ESTÁ AQUÍ EN EL TANATORIO, VELANDO A SU MARIDO TOM SMITH, MUERTO EN EL CUARTO ENCIERRO DE SAN FERMÍN. SON TANTAS LAS LÁGRIMAS QUE HA DERRAMADO QUE SE HA QUEDADO DORMIDA JUNTO AL ATAÚD Y HA SOÑADO QUE SU MARIDO CORRÍA UN ENCIERRO EN EL PARAÍSO. SIN EMBARGO, JUANITA CASTRO, NUNCA HUBIERA PENSADO QUE EN EL PARAÍSO SE ESCUCHARA MÚSICA DE JAZZ, ESPIRITUALES NEGROS, MONTAÑA PERECEDERA, SOLEDAD DORMIDA, MEA CULPA, MEA CULPA, SWING, MÚSICA EN CUATRO TIEMPOS, ORQUESTAS DE HARLEM, FUERTE GLISANDO, CONCIERTO EN HONOR DE JUANITA CASTRO, EL DOLOR DE LOS NEGROS AMERICANOS ES SU MISMO DOLOR, TANTO SUFRIMIENTO SOLO PUEDE EXPRESARLO LA MÚSICA DE JAZZ, TROMPETA, TROMBÓN, CLARINETE, CONTRABAJO, GUITARRA, BANJO, ORQUESTAS DE CHARLIE PARKER Y DISSY GILLESPIE, CUANDO LOS SANTOS VÁN DE MARCHA, OH HAPPINES, ALELUYA, ALELUYA, VOLUTA DE HUMO DE LOS SUEÑOS, MÁGICA MAREA DEL DELIRIO, SALADA CLARIDAD, SUFRIMIENTO DE UNA RAZA ATORMENTADA Y DOLORIDA, JUANITA DESPIERTA ENTREVELADA Y VÉ EL ATAUD DE SU MARIDO, MIENTRAS PAMPLONA ES UNA FIESTA DE LUZ Y COLOR, DIVINA COMEDIA, ET IN EXCELSIS DEOS, JUANA, JUANITA CASTRO…



 2 comentarios




 

Obras III Certamen Microrrelatos San Fermín

5 de agosto de 2011 por rajauta

 5 comentarios

Título   Las dos Iruñas                  Autor  Gómez Ramírez, Guadalupe

La ciudad mostraba su cara más sucia, recibiéndole en aquella lúgubre y cochambrosa estación, llena de pedigüeños y viejos verdes.11:30, una hora de espera, y ninguna gana de salir. ¿Era mejor una semana de toros, jotas y encierros que una ruptura anunciada? Se hizo un ovillo, absorta. Oyó una explosión y un grito colectivo de felicidad. Apenas levantó la mirada, y allí estaba él, clavado en sus ojos. “Ven conmigo”, susurró. Indefensa, enlazó su mano y se dejó arrastrar hacia la marea blanca y roja. Iruña, la de los tres burgos, le enseñó majestuosa, y con orgullo, qué significa la palabra fiesta. Fue adolescente en Jarauta, muchacha en la plaza del Castillo, bailó en mil y una verbenas y rió hasta dolerle las costillas. Ven, ven, y el santico sonreía en su hornacina, cómplice. Los gigantes danzaban tras una reja llena de chupetes, mientras ella se derretía entre sus brazos, sudorosa de placer. Todo daba vueltas y empezó a volar sobre mesas de almuerzos, faldas rojas, botas de vino. Se sintió caer desde muy alto.12.05. Abrió los ojos y aún con su aliento en el pecho, salió decidida a la calle, dispuesta a olvidar todo lo demás y ser sólo ella.  

Título   Abecedario Sanferminero       Autor  Balenzategui Arbizu, Kike

Si pudiera resumirse San Fermín en un abecedario… “A” de alpargatas, almuerzo, apartado y alegría. “B” de baile, barracas, bota y brindis. “C” de cartel, capotico, corralillos, comparsa, corrida y cabezudos. “CH” de chupinazo, champán y chocolate con churros. “D” de dianas, danza y devoción. “E” de encierro. “F” de fiesta, faja y fuegos. “G” de gigantes, guiris, gorgorito y gaitas. “H” de Hemingway. “I” de irrintzis e ilusión infantil. “J” de ídem. “K” de kilikis y kalimotxo. “L” de ligues. “M” de momenticos, mulillas, meriendas, música y mozos y mozas. “N” de Navarra y de Nafarroa. “Ñ” en las Peñas. “O” de orgía y oración. “P” de pañuelico, procesión, pancartas y pobre de mí. “Q” de querer. “R” de riau-riau, rejones y rock. “S” de santo y de sol y sombra. “T” de toros y toreros. “U” de La Única. “V” de vino, vaquillas, vísperas, vallado y verbenas. “W” in the www “X” de XXL. Y más y más y mucho más. “Z” de zaldiko y zezensuzko. Y si echas en falta algo… búscalo en la “C”… en la C de la Calle y de tu Corazón

 

Título   La primera tarde         Autor  San Martín San Julián,  Roberto

Ese algodón de azúcar que ves crecer como por arte de magia alrededor del extraño palo que el feriante mueve como el mejor director de orquesta. Ese es quizá tu primer recuerdo. Y como sueltas la mano de tu madre para comértelo. Y como vas mirándola todo el rato comprobando que está cerca; porque recuerdas sus palabras diciéndote que hay mucha gente y que es muy fácil perderse, que no te despistes. Y como pasa una charanga y ella se pone a bailar y la miras sin entender nada, avergonzado incluso. Y te agarra para que bailes. Pero en tu cuerpo sólo se mueve el brazo que ella te sacude. Y como te coges el nudo de tu pañuelo y comienzas a moverlo a derecha e izquierda, al ritmo de la música, mordiéndolo finalmente cuando decides que ya es suficiente. Y como te escondes tras sus piernas cuando ves aparecer el primer zaldiko. Y como tu corazón late y rechinan tus dientes y notas la humedad del suelo y la frescura de la recién llegada noche. Y sientes los nervios que otros sentirán en pocas horas. Y escuchas las explosiones en el cielo de Pamplona, las cuales, surgen ya también de tu interior. 



 5 comentarios