¡Agua vaaaaaa!

30 de enero de 2012 por sanferman

 4 comentarios

Cada 6 de julio Pamplona rememora una de las escenas que en otros tiempos eran habituales. Fieles a nuestra obsesión por perpetuar tradiciones, reeditamos la fórmula que había para evacuar las aguas mayores y/o menores en tiempos medievales, y no tan medievales.

Entonces, “verter” a la calle era el mecanismo para dar salida a las aguas residuales domésticas. Las inclinaciones y peraltes que tuviera la misma daban lugar a los consiguientes reguerillos de orines.

La costumbre mandaba avisar a los posibles transeúntes de que se iba a proceder al vertido tóxico, con el fin de evitar que alguno quedara literalmente albardado de giña. Así, había que estar atento, porque al grito “¡agua va!” seguía la avalancha hedionda y pringosa que vete tú a saber qué incluiría.

Pues bien, cada 6 de julio se repite la jugada, solo que en los tiempos que corren de tener que cogérsela con papel de fumar para todo, el agua que se arroja es limpia y cristalina merced a los avences tecnológicos que han permitido tener agua corriente en las casas (a veces se nos olvida el valor de lo que ya se da por hecho). Bueno, habrá que dar por hecha también la urbanidad del lanzador…

Cuando éramos pequeños y nos hacinábamos los primos en los balcones de casa de los abuelos, uno de los mejores momentos de los sanfermines era precisamente ése: cuando nos dejaban inclinar el balde lleno de agua desde la barandilla del balcón. Nos agarraban por detrás temiendo que fuésemos detrás del líquido elemento, y es que el balde pesaba más que nosotros. Siempre había bronca para ver quién tiraba, ya que había pocas oportunidades: los mayores en seguida se cansaban de tanto ir y venir del balcón a la cocina y de la cocina al balcón acarreando el balde -había que atravesar de punta a punta un piso que era como una longaniza-.

De la calle, aparte de los efluvios, subían los cánticos del personal: “¡aaaaguaaaaaa!… ¡aaaaguaaaaaa!”, y el clásico “¡Todos quereeeeemos maaaaasss!…”

Años después éramos los de abajo, y francamente, en pleno riau-riau, o subiendo la Chapitela después del txupinazo, el chorro de agua no lo cambio por nada.


, , ,

 4 comentarios




 

Solo faltan … ¡160 días!

27 de enero de 2012 por rajauta

 6 comentarios

La semana pasada puse un video de promoción de Pamplona para los que conocen nuestra ciudad sólo por los sanfermines.

Hoy toca video para los que conocen Pamplona y no han tenido la suerte de vivir los sanfermines.

Dura 2:28 y la verdad es que han recogido muy bien casi todos los tópicos típicos de nuestras fiestas. Así mismo creo que está hecho por “601 Producciones Audiovisuales”.

Espero que os guste. Poneros cómodos para verlo no vaya a ser que los pelos como escarpias os agujereeen la ropa…A ver si aprenden los de callejeros viajeros…

Zorionak Nuria!



 6 comentarios




 

Sin dignidad ni vergüenza

26 de enero de 2012 por Pamplonudo

 2 comentarios

 Yo tengo un amigo cojonudo. No es que sólo tenga un amigo cojonudo, tengo varios. Pero éste es diferente. En casi todas las cuadrillas hay uno de estos. Muy propio él. Muy típico. Muy digno. Muy de aquí. Pero llegadas las fiestas…

Ay amigo llegadas las fiestas. Dos copicas metido en ambiente son suficientes para que aparque su habitual dignidad y desoiga a su natural vergüenza, convirtiéndose en el Tonymanero o Matiasprats de la cuadrilla. Y es que el buen mozé, cuando ve una cámara y una reportera acechando, no tiene el más mínimo reparo en dar rienda suelta a la sinhueso para dar a conocer a medio mundo sus opiniones. Le da igual que sea RTVE, ETB, Telecirco o Al- Jazeera. Y no le importa que el tema sea el ambiente en lo viejo, los toros, el encierro o el apareamiento de la avutarda real en época de trashumancia. Se lía a decir paridas a diestro y siniestro con la complicidad de la reportera en busca de su minuto de gloria, sin tener en cuenta que todo lo dicho está siendo grabado. Reconozco haberlo hecho yo también un 6 de Julio por la noche y recibir reprimendas familiares y mofas cuadrilleriles durante todas las Fiestas.

Pero si esto es malo, qué decir del baile. Qué envenenada pócima le ponen en las copas para que decida bailar como un poseso. Saber que los pies no reciben las órdenes que el cerebro les manda, parece no ser motivo suficiente para dejar de bailar, ante la algarabía general, y ajeno a las miradas  inquisidoras de su señora. Sólo una cosa supera en patetismo al bailar desenfrenado de este pamplonés sanferminero bailón. La temida “Canción del verano con coreografía incluida”. Hablo de esas canciones tipo “Macarena”,”Follow da leader” o “No rompas más, mi pobre corazón”, las cuales acompañan un machacón estribillo con cuatro pasos al alcance del más patoso de los mortales. Es aquí cuando este ejemplar de  pamplonés sanferminero bailón alcanza su máxima expresión. Empieza con gritos a la cuadrilla  para que todos se pongan en la fila. Sigue con la búsqueda de un sitio cerca de alguna moza. Y continua con el típico silbido estridente o grito grupi. Y aquí empieza la debacle. Liberado de vergüenza y ataduras morales, y convencido de que en las bodas de sus primos la gente le jalea por su destreza en la pista, comienza a dar pasos a la izquierda cuando todos van a la derecha. Salta cuando hay que agacharse. Va pa´lante cuando todos van pa´tras. Y ante el desconcierto general y cuando esta más perdido que un sordo en un tiroteo, se pone firme y empieza a bailar como el mismísimo Toko-Toko, abandonando elegantemente la fila camino de la acogedora barra.

Ya sé que vosotros en Sanfermines no bailáis, pero seguro que tenéis un amigo de un amigo del que os habéis descojonado o al que habéis sufrido en situaciones similares. Así que hacer caso a la letra de la canción: “Ay Manolete, si no sabes torear pa que te metes”.


, ,

 2 comentarios




 

A “Vueltas” con el encierro

25 de enero de 2012 por McGarrich

 6 comentarios

El 18 de agosto de 2012 podremos disfrutar de una contrarreloj por equipos por las calles de nuestra querida Iruñea, y por si eso no fuera poco, los organizadores de la Vuelta han querido que el final de dicha prueba se realice por el recorrido del encierro.

La Vuelta visita nuestra ciudad después de un montón de años sin hacerlo, concretamente desde 1994, año en que el bueno de Jalabert se proclamó vencedor de la etapa Zaragoza-Pamplona. Esa misma noche se quemaron en la Plaza de la O varias motos de la empresa organizadora de la ronda, motivo por el que dicha empresa ha mantenido durante varios años sus reticencias a la hora de regresar a Navarra.

El vallado de madera será sustituido por vallas publicitarias, las ganaderías de toros por equipos de ciclistas profesionales sobre auténticas máquinas con cuernos, y los pastores por directores deportivos al mando de lujosos mercedes. No hay corredor, ni siquiera divino, que aguante el ritmo de los ciclistas, así que se tendrán que conformar con ver la prueba desde algún balcón de la Estafeta, de detrás de las vallas, o en la televisión de su casa.

Considero que es un acontecimiento que da a conocer y promociona nuestra ciudad, aunque me parece desmedido, sobre todo en época de vacas flacas, gastarse 1,3 millones en traer La Vuelta a Pamplona, sobre todo en pleno mes de agosto. Según declaraciones realizadas por varios políticos en los medios, solamente en hostelería se recuperarán 1,2 millones. Esperemos que los primeros hayan estado más acertados en sus pronósticos que a la hora de acometer las obras del Navarra Arena o Circuito de Los Arcos.

Os adjunto unas curiosas imágenes de la vuelta de aquel año, con entrevistas del malogrado periodista Pedro González a ciclistas de la talla de Pedro Delgado, Toni Rominger, Mikel Zarrabeitia, Lale Cubino…


, , , ,

 6 comentarios




 

Gentilicios

24 de enero de 2012 por joseba

 4 comentarios

Recuerdo que en el colegio el asunto de los gentilicios era una de las típicas preguntillas que nos hacía el profesor y en las que los más linces de la clase se lucían ante el resto de tarugos, entre los que yo invariablemente me encontraba, levantando la mano para responder con extraños nombres tales como turolenses, jacetanos, onubenses, jarreros, culipardos y otros por el estilo.

En el caso que nos ocupa en este blog, gentilicios son las palabras que dan comienzo a nuestras fiestas el 6 de julio a las 12 en punto, cuando la persona elegida para encender el txupinazo dice aquello de ‘‘Pamploneses, Pamplonesas…’’ .

La parte primera de la fórmula empleada, en castellano, es siempre igual y no ofrece lugar a dudas (aunque más de un visitante se sorprende por el hecho de que no se use el coloquial Pamplonica).
En llegando a la segunda parte en Lingua Navarrorum es cuando empiezan las dudas y variantes, según un criterio que parece variar de año en año.
Así pues, hemos oído felicitarnos las fiestas (y lo digo porque todos los años me suelo fijar) como Iruñearrak, Iruindarrak o Iruñatarrak entre otros, e incluso el concejal Gortari en su día empleó el bastante castizo apelativo de Iruñsheme, aunque supongo que el buen hombre no se percató que con eso se dejaba fuera a las mozas.

Pero bueno, consolémonos porque peor lo tienen los habitantes de algunos otros lugares, como por ejemplo esas almas cándidas que habitan en el pueblo chino de Caca de perro y que recientemente han conseguido, tras múltiples gestiones, cambiar este nombre tan simpático y original por otro menos pródigo al cachondeo de los forasteros como Feliz y próspera.

Ayer mismo en la radio, se hacían cábalas sobre como se denominarían los habitantes de la susodicha aldea: ¿Cacaperrenses tal vez? ¿acaso Cacaperreños?.. y eso que por esos pagos no hablan Euskera, porque sino me imagino delicias tales como Txakurkakasheme o Txakurkakatarra…


, ,

 4 comentarios